Ash Grunwald, la potencia del rock australiano transformada en blues del siglo XXI

ASH GRUNWALD (Australia)

22/07/2017 – Blues Museum. Festival Internacional de Blues. Praza da Soidade, Lugo. Entrada libre

La potencia del rock australiano transformada en blues del siglo XXI.

El aclamado músico de raíces Ash Grunwald ha vuelto con un fogonazo que lleva por título “Hammer” (febrero 2017), una primera muestra de lo que será el décimo álbum del australiano.

Grunwald asegura que este tema bluesy “es como un renacimiento. No soy un artista novel intentando encontrar mi camino o demostrar algo”, explica. “No quiero ser un tipo de artista encasillado en alguna etiqueta. Fui a grabar Hammer sabiendo las fronteras musicales que quería derribar, así como las tradiciones que quería respetar. Y a intentar crear algo que gustase a mis seguidores. Es una señal hacia el futuro en algunos aspectos, manteniendo lazos con el pasado”.

Haciendo referencia a viejas canciones de prisión y a leyendas del blues como RL Burnside y John Lee Hooker, Ash Grunwald dice que “Hammer” fue un “claro favorito del público” en los festivales en los que ha actuado recientemente.

Ash Grunwald es uno de los artistas más fascinantes de la escena australiana.

En 2015 publicó su noveno álbum, “Now”, producido por Nick Didia (Pearl Jam, Springsteen, Rage Against the Machine), un hito en la carrera de Ash como respetado músico de raíces.

Acompañado de Ian Peres (Wolfmother) a los sintes, Pete Wilkins (Blue King Brown) y por supuesto Nick Didia, Ash Grunwald abordó la grabación del álbum con un power trio que recuerda a artistas seminales como Hendrix y Cream.

En “Now”, Ash profundiza en un acercamiento más experimental y moderno con la intención de “crear un álbum de rock y blues, psicodelia del siglo XXI, sci-fi y rock pantanoso, si es que puede haber algo así”, él mismo explica con cierto humor.

“Now” es un trabajo muy significativo en la carrera de Ash Grunwald. En él ha decidido que es el momento de unir su talento musical con un fuerte mensaje. Es un álbum redondo repleto de historias personales y posicionamientos políticos, que te tendrá pensando mientras bailas, una hazaña bastante impresionante.

Sus letras son inteligentes y empáticas, críticas con una sociedad en la que algunos de los peores crímenes son legales. Y sin embargo “Now” es un disco que emana ese despreocupado espíritu aussie, con cierto abandono alegre y con la marca de un autor con mucho desparpajo.

Pero sobre todo, “Now” es un disco de rock, con músculo, magro, de groove innegable, descarado e imprudente, repleto de ritmos gordos y urgentes que parecen creados por un adolescente en un coche robado.

Con una prolífica carrera que abarca 9 discos en 12 años, Ash Grunwald ha sido nominado a 6 premios ARIA y ha ganado 2 premios APRA, entregados por la asociación de la industria discográfica y por la asociación de derechos de autor australianas, respectivamente.

Ash Grunwald tiene uno de los directos más respetados de su país. Aclamado por prensa y público, lleva agotando entradas en Australia y Nueva Zelanda durante los últimos 6 años. También ha girado con éxito por Canadá y Reino Unido. Y fue el encargado de abrir los conciertos de su buen amigo Xavier Rudd en su gira por Estados Unidos en 2014. También ha actuado junto a James Brown, The Black Keys, Jack Johnson, Bo Diddley, The Cat Empire, Missy Higgins y Pete Murray.

La prensa de su país se rinde a sus pies, hablando de una auténtica estrella del rock sobre el escenario, de voz rústica y profunda, ataviado con sus gafas de aviador y derrochando sex-appeal casi sin querer, atrayendo a audiencias masivas.

Tiene una habilidad innata para conectar con el publico. Quizás su frescura viene de la falta de una rutina de ensayos o de la ausencia un set list fijo durante años. Ha sido definido como un genio de la improvisación, experimentando en la interpretación de sus temas, sacándose trucos bajo la manga concierto tras concierto. De lo que no hay duda es de que ha creado una identidad propia en un género en el que puede ser difícil diferenciarse.

Amante del surf, de la extraordinaria naturaleza de su país y ardiente defensor de la vida en los océanos, Ash Grunwald proyecta good vibes y optimismo en su música, cargada también de mensajes políticos, sin perder de vista los ritmos vibrantes y el groove.

El talento y los logros de Ash Grunwald han ido siempre a más, y parece que lo mejor está por llegar en este músico fresco y super eléctrico, maestro del rock blues psicodélico, que sigue su propio camino ajeno a modas o tendencias.